Nuestros Fundadores

Julio Vásquez

Julio se ha desempeñado como instructor de perros de asistencia y de intervención terapéutica, ha sido jefe de entrenamiento en una reconocida institución a nivel nacional e internacional relacionada a la rehabilitación a través de los animales trabajando en importantes instituciones de salud y en programas de reparación con niñas y niños víctimas de vulneración de derechos y tribunales de justicia. 

Ha tenido la posibilidad de viajar a países de América Latina y Europa apoyando la formación de otros entrenadores de las más diferentes áreas del trabajo con animales. Cuenta con perfeccionamiento tanto en Chile, Brasil, EEUU y España.

Un amante del aprendizaje y del comportamiento desde el análisis conductual aplicado, se considera un aprendiz de cada animal y ser humano que ha conocido demostrando que la relación basada en el respeto y la ética es el punto de partida para lograr grandes cosas. 

Jennifer Puglisevich

Jenny es entrenadora, además es psicóloga y terapeuta ocupacional  de la Universidad de Chile, con formación y experiencia en el área de pediatría especialmente en desarrollo infantil, integración sensorial y neurociencias complementando su quehacer con la terapia asistida con animales y el entrenamiento desde el análisis conductual aplicado con formación tanto en Chile, Brasil, EEUU y España. 

Ha formado parte de diversas organizaciones del rubro participando en programas de intervenciones asistidas con perros en instituciones de salud y educación, complementando su quehacer con la docencia universitaria sobre este tema.

Muy agradecida por haber tenido la fortuna de unir sus profesiones que son también sus mayores pasiones: el entrenamiento animal y la terapia con niños y niñas, donde encuentra la comunión perfecta entre dos mundos que confluyen y dialogan entorno al juego y al aprendizaje. 

Nuestra Historia

Juntos dimos vida a Pitanga en enero de 2018, después de que ambos decidiéramos que después de años trabajando en otra instituciones del rubro ya era tiempo de crear nuestro espacio, con nuestro sello y modelo propio. Pitanga nace un verano en la terraza del departamento de Julio, en ese tiempo cercano a Plaza Ñuñoa, fue ahí que decidimos que eso era posible si cada uno unía sus talentos. Meses después Julio renuncia a su trabajo y nos propusimos dedicarnos 100% a este sueño. 

Aquí podemos crear y realizar todo lo que deseamos junto a Amanda, Milú, Looney y Mousse que son nuestras compañeras de vida, el alma y el centro de todo, ellas son parte de nuestra familia y que nos enseñan e inspiran a ser mejores seres humanos para ellas y para todos quienes han cruzado nuestro camino y se han llevado un poco de lo que nosotros nos hemos propuesto entregar, que es y siempre será ¡unir lo mejor de dos mundos!

EL PORQUÉ DEL NOMBRE PITANGA

La palabra Pitanga, proviene del idioma guaraní “pitang”, que quiere decir “niño/a”, representa todo nuestro espíritu lúdico, ávido e inquieto en constante exploración, que se expresa en una imagen fresca, entretenida y creativa, cualidades que encarnamos y plasmamos en cada uno de nuestros proyectos.

Pitanga además es el nombre de una fruta generosa y abundante que se da especialmente en Brasil, que es el país natal de Jenny, una de nuestras fundadoras, la cual le evoca los más tiernos recuerdos de una infancia colorida y llena de alegría, que ha querido plasmar en esta marca como parte de su historia que recorre hoy junto a Julio.

Lo que nos define