Nuestros Equipo Canino

Looney

Raza: Border collie. 

Apodo: Yuni, Yuno, Chiflis, Judith, Zorrito. 

Qué la hace única: Súper inteligente y enérgica. Le encanta jugar, correr y aprender cosas nuevas. Le gusta estar con personas y recibir mucho cariño. 

Ha participado en exhibiciones y proyectos audiovisuales mostrando su gran talento, ha incursionado en el trabajo terapéutico con niñ@s y nos ha sorprendido por sus grandes cualidades. 

Amanda

Raza: Border collie. 

Apodo: Mandy, Kuikis, Kuki, Kuko, Ratón. 

Qué la hace única: Súper activa, llena de energía y entusiasmo. Siempre dispuesta a colaborar y hacer actividades junto a sus humanos. Es muy dulce, tierna y suave con adultos y niñ@s. 

Ha participado en producciones audiovisuales y competido en agility en grado oficial en categoría large. Además también posee grandes aptitudes en el trabajo terapéutico con niñ@s.

Milú

Raza: Labrador Retriever. 

Apodo: Yuyis, Luli, Yuyo, Huevito, Pavito. 

Qué la hace única: Dulce, sociable y tranquila. Le encanta el contacto con las personas, siempre está buscando cariño y compañía moviendo muy rápido su colita. 

¡¡Le fascina comer!! y también jugar con pelotas. 

Ha trabajado en proyecto audivisuales y en sesiones de terapia desde muy joven con niñ@s y adultos encantando a todos con su ternura 

Mousse

Raza: Border collie. 

Apodo: Guagüita, Guagua, Muchi, Baby, Mapache.

Qué la hace única: Súper alegre, llena de energía y muy cariñosa. Además increíblemente muy hábil e inteligente. Llegó a nosotros en julio de 2019 después que su antigua familia ya no la quería tener. 

Hoy es parte de Pitanga y llegó para quedarse. Mousse nos enseña a ser mejores cada día para ella y su testimonio nos sirve para educar a las familias de la importancia del cuidado de los animales y la responsabilidad que hay que tener de por vida con ellos.

Hoy Mousse es parte del grupo docente de nuestros cursos y se prepara para ser parte del equipo terapéutico ¡sabemos que lo hará increíble!

Ingo

Raza: Labrador 

Apodo: Inguito, Chimpito, Bebé grande, Lobito marino.

Qué lo hace único: Llegó a principios de primavera del año 2020 siguiendo a Julio muchas cuadras hasta Pitanga. Buscamos durante muchos días a su familia para tristemente darnos cuenta que nadie lo buscaba.

Hoy vive junto a nosotros y nos llena del más grande y puro amor. Nunca sabremos porqué fue abandonado. Su dulzura y cariño encanta a cada persona que conoce y su ejemplo nos inspira con más ansias a educar sobre el respeto y el bienestar de los animales.

Ingo se prepara para ser un perro de intervención, pues muestra muchas cualidades.