La verdad del perro de soporte emocional

Los perros de soporte emocional no tienen una definición oficial, ya que no constituyen parte de los perros de asistencia regulados por la Ley 20.025, pero podrían definirse como algo así: “perros que actúan acompañando diariamente a una persona con un diagnóstico de salud mental que requiera apoyo emocional en situaciones de crisis”. Disculpen lo poco preciso de la definición… nadie tiene mucha claridad sobre cómo definirlo.

Es importante saber que los perros de soporte emocional no cuentan, en ningún lugar del mundo, con estándares de entrenamiento específico ni se han establecido los parámetros de selección de los individuos así como tampoco con qué comportamientos deben contar para certificarse como tal y no hay tampoco en Chile ninguna norma que lo establezca.

Por lo tanto, los perros de soporte emocional a diferencia de los perros de asistencia NO tienen derechos de acceso a supermercados, farmacias, restaurantes, etc., no existiendo en Chile ninguna institución ni persona natural capacitada ni acreditada para certificar estos perros.

Mucho cuidado con personas inescrupulosas que pueden llegar a cobrar altísimas sumas de dinero por un perro de soporte emocional. Y déjenme decirles que sí pueden hacerlo, ya que algo que no está regulado no significa que está prohibido.

Por otro lado consideramos relevante hacer un llamado a todas las personas que en su intención de viajar con sus perros en cabina buscan de varias formas certificados que acrediten a sus perros como tal.

Es importante tener en consideración el bienestar de los animales en situaciones de este tipo, la gran mayoría de los animales de compañía no están preparados de manera alguna para las demandas del contexto que implica los viajes en avión y las situaciones que acompañan dicho evento (esperas prologadas en los aeropuertos, ruidos, luces, eventos impredecibles…) que son potencialmente aversivos para los animales y que pueden gatillar respuestas emocionales de miedo y ansiedad. Es por esa razón que muchas aerolíneas han declinado de permitir perros que diferente a los de asistencia viajando en cabina, pues perros ladrando, llorando, eliminando e inquietando a otros pasajeros en el vuelo son razones más que comprensibles.

Actualmente existen miles de perros en situación de abandono y maltrato que buscan un hogar donde ser amados y protegidos, ellos serán los mejores compañeros de vida para todas las personas que estén dispuestas a amarlos incondicionalmente tanto como ellos son capaces de hacerlo y para eso un perro no necesitará nunca ningún título de nobleza.